sábado, 24 de noviembre de 2012

emiliano zapata y el plan de ayala video mucahi



El Plan de Ayala
El Plan de Ayala fue promulgado y leído en público por primera vez en Ayoxustla, un pueblo de las montañas de Puebla muy cercano a los límites sur orientales del estado de Morelos. La fecha: el 28 de noviembre de 1911.
El Plan de Ayala llamaba a la rebelión contra el presidente Madero pero… ¿Por qué se rebelaban los zapatistas contra Francisco I. Madero, si juntos habían luchado contra Porfirio Díaz?
Veamos los antecedentes. Madero exiliado en Estados Unidos había convocado al pueblo de México a tomar las armas el 20 de Noviembre de 1910, mediante el Plan de San Luis Potosi. Habiendo ingresado al país, Madero combatió al ejercito porfirista en el norte ayudado entre muchos otros, por Abraham González, Pascual Orozco y Francisco Villa. En el Sur Emiliano Zapata encabezaba una rebelión campesina, que luchaba por recuperar sus tierras y aguas, de acuerdo también con el Plan de San Luis.
Mayo fue decisivo en la contienda, después de violentos combates, el 10 de mayo los maderistas tomaron ciudad Juárez, mientras por su parte el 19 de mayo los Zapatistas tomaban Cuautla. Para el 25 de este mismo mes, Porfirio Díaz ya había firmado su renuncia, después de validar los tratados de Cd. Juárez, en los que entregaba el poder a Francisco León de la Barra (su secretario de Relaciones Exteriores).
En tanto se realizaban las nuevas elecciones, casi todo el poder de los de hacendados y caciques porfiristas se mantuvo intacto, incluyendo al ejército federal. La situación se empeoro cuando se implemento el desarme de los campesinos. Todo esto motivo la desconfianza de los revolucionarios con respecto a Madero, la situación se agudizo mas cuando tropas federales empezaron a atacar posiciones zapatistas para obligarlos al desarme.
Las relaciones inicialmente cordiales entre Madero y Zapata (recordemos que Madero inclusive había sido padrino de bodas de Emiliano), empezaron a deteriorarse al ser nombrado gobernador de Morelos el guerrerense Ambrosio Figueroa a quien los zapatistas acusaban de servir a los hacendados. Francisco I. Madero asumiría la presidencia el 6 de noviembre de 1911, veintidós días después los campesinos expulsados de Morelos proclamaban el Plan de Ayala en Ayoxustla, Puebla. Veamos punto a punto los planteamientos de este revolucionario documento.
El Plan de Ayala establece de entrada que defiende el Plan de San Luis Potosí y plantea las siguientes reformas que impulsa con las armas en la mano.
Primero. Luchará por derrocar los poderes dictatoriales que existen.
Segundo. Desconoce como jefe de la revolución a Francisco I. Madero.
Tercero. Se reconoce como jefe de la revolución al general Pascual Orozco, y en caso de no aceptar tomará el mando el general Emiliano Zapata.
( ¿Orozco?, ¿Por qué se reconoce a Pascual Orozco y no a Francisco Villa? Francisco Villa para ese entonces no tenía el poder de mando que tenía Pascual Orozco, Villa había sido subordinado de Orozco, por otra parte Villa aun mantenía la adhesión al presidente Madero).
Cuarto. Los zapatistas se erigen en Junta Revolucionaria del Estado de Morelos y proclaman defender el reformado Plan de San Luis hasta vencer o morir.
Quinto. La Junta Revolucionaria manifiesta que no admitirá transacciones ni componendas pues sabe que el pueblo esta harto de hombres falaces que llegan al poder, traicionan sus ideales y se convierten en tiranos.
Sexto. Los pueblos que tengan sus títulos correspondientes, entraran en posesión “desde luego” (es decir cuanto antes) de los terrenos y aguas que les hayan sido despojados por los hacendados, científicos, y caciques, si estos quieren reclamar tendrán que hacerlo al triunfo de la revolución.
Séptimo. Para terminar en gran parte con la pobreza en México se expropiaran las propiedades y monopolios de los poderosos, pagándoles una tercera parte de su valor, los bienes expropiados se distribuirán entre el pueblo pobre para que tenga trabajo, vivienda y una manera digna y honrada de vivir.
Octavo. Se indemnizará a las viudas y huérfanos de los luchadores por la revolución, el dinero se obtendrá de las expropiaciones que se hagan a los caciques, científicos y hacendados que se opongan a este plan.
Noveno. Para aplicar lo anterior la revolución se basará en los procedimientos implementados por el inmortal Juárez durante su mandato, al expropiar los bienes de la iglesia.
Decimo. Los jefes revolucionarios que se levantaron en armas apoyando el Plan de San Luis, pero que ahora por un puñado de monedas estén del lado de los tiranos que hacen la guerra al pueblo de México serán juzgados como traidores a la patria.
Decimo primero. Los gastos de guerra se cubrirán de a cuerdo al punto 11 del Plan de San Luis. O sea con el dinero que se recupere de las oficinas publicas, y si no alcanzare se tomaran prestamos voluntarios o forzosos de instituciones o particulares.
Decimo segundo. Habiendo triunfado la revolución, una junta integrada por los principales jefes revolucionarios de la republica nombrara un presidente interino que convocara a elecciones para elegir al nuevo presidente de la República.
Decimo tercero. De igual forma los jefes revolucionarios de cada estado nombraran al gobernador provisional.
Decimo cuarto. Los revolucionarios hacen un llamado a Don Francisco I. Madero para que renuncie a su cargo (lo mismo piden a los elementos dictatoriales que le rodean) para evitar así un derramamiento mas de sangre del sufrido pueblo mexicano.
Decimo quinto. Los revolucionarios sureños manifiestan que son partidarios de los principios y no de los hombres, y concluyen con el siguiente llamado: “Pueblo mexicano, apoyad con las armas en la mano este Plan, y haréis la prosperidad y bienestar de la patria”.
Con el lema “Justicia y Ley” Firman el plan:
Los campesinos en armas encabezados por los generales:
Gral. Emiliano Zapata
Gral. José Trinidad Ruiz
Gral. Otilio E. Montaño
Gral. Eufemio Zapata
General Jesús Morales
Gral. Próculo Capistrán
Gral. Francisco Mendoza

Coroneles: Amador Salazar.- Agustín Cázares.- Rafael Sánchez.- Cristóbal Domínguez.- Fermín Omaña.- Pedro Salazar.- Emigdio L. Marmolejo.- Pioquinto Galis.- Manuel Vergara.- Santiago Aguilar.- Cleotilde Sosa.- Julio Tapia.- Felipe Vaquero.- Jesús Sánchez.- José Ortega.- Julio Aldame.- Alfonso Morales.- Quintín González.
Capitanes: Manuel Hernández.- Feliciano Domínguez.- José Pineda Ambrosio López.- Apolinar Adorno.- Porfirio Cázares.- Antonio Gutiérrez.- Odilón Pérez.- Agustín Ortiz.- Pedro Balbuena Huertero.- Catarino Vergara.- Margarito Camacho.- Serafín Rivera.- Teófilo Galindo.- Felipe Torres.- Simón Guevara.- Avelino Cortés.- José María Carrillo.- Jesús Escamillas.- Florentino Osorio.- Camerino Menchaca.- Juan Esteves.- Francisco Mercado.- Sotero Guzmán.- Melesio Rodríguez.- Gegorio García.- José Villanueva.- L. Franco. J. Estudillo.- F. Caspeta.- P. Campos.
Tenientes: Alberto Blumenkron.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal